Edición de «Princesa Zelda»

Saltar a: navegación, buscar

Advertencia: no has iniciado sesión. Tu dirección IP se hará pública si haces cualquier edición en estas condiciones. Si inicias sesión o creas una cuenta, tus ediciones se atribuirán a tu nombre de usuario, además de otros beneficios.

Puedes deshacer la edición. Antes de deshacer la edición, comprueba la siguiente comparación para verificar que realmente es lo que quieres hacer, y entonces guarda los cambios para así efectuar la reversión.
Revisión actual Tu texto
Línea 144: Línea 144:
 
Link, que ha cumplido con creces las expectativas de su familia y que es todo lo que Zelda no es, trata de cumplir su papel como protector de la princesa. Sin embargo, el malestar que siente Zelda al tenerle cerca le lleva incluso a ser grosera con él. Zelda, acomplejada, decidió sumirse en la investigación de la maquinaria ancestral de los sheikah, siempre portando consigo su característica [[piedra sheikah]]. Y, cuando Link la sigue incluso en sus investigaciones, le pide bruscamente que la deje a solas. La obstinación de Link a seguirla, sin embargo, será crucial cuando la princesa, en su visita al desierto y a la campeona Urbosa, se ve asaltada por un grupo del [[clan Yiga]]. El plan de los malvados sheikah de atentar contra sus vida solo se verá frustrado por la aparición del espadachín elegido como héroe. Desde este punto, al haber salvado su vida, Zelda comienza a ver a Link con otros ojos, decidiendo pasar a reconstruir su relación con él. Será de este modo como la princesa se acabará acercando mucho al héroe, compartiendo incluso intimidades con él. Zelda consigue llegar a entenderse con Link, hasta desarrollar un vinculo por encima del que comparte con otros elegidos, incluso superior al que comparte con la que parece la más cercana: Urbosa.
 
Link, que ha cumplido con creces las expectativas de su familia y que es todo lo que Zelda no es, trata de cumplir su papel como protector de la princesa. Sin embargo, el malestar que siente Zelda al tenerle cerca le lleva incluso a ser grosera con él. Zelda, acomplejada, decidió sumirse en la investigación de la maquinaria ancestral de los sheikah, siempre portando consigo su característica [[piedra sheikah]]. Y, cuando Link la sigue incluso en sus investigaciones, le pide bruscamente que la deje a solas. La obstinación de Link a seguirla, sin embargo, será crucial cuando la princesa, en su visita al desierto y a la campeona Urbosa, se ve asaltada por un grupo del [[clan Yiga]]. El plan de los malvados sheikah de atentar contra sus vida solo se verá frustrado por la aparición del espadachín elegido como héroe. Desde este punto, al haber salvado su vida, Zelda comienza a ver a Link con otros ojos, decidiendo pasar a reconstruir su relación con él. Será de este modo como la princesa se acabará acercando mucho al héroe, compartiendo incluso intimidades con él. Zelda consigue llegar a entenderse con Link, hasta desarrollar un vinculo por encima del que comparte con otros elegidos, incluso superior al que comparte con la que parece la más cercana: Urbosa.
  
No obstante, el peso de sus deberes como princesa y su condición de no tener poderes, seguirán hostigándola. Cuando el control sobre los aparatos ancestrales parece más certero y la victoria más asegurada, su padre, rey de Hyrule, cansado de que su hija se descentre en dichas investigaciones, le prohíbe dedicarse a ello, avergonzandola ante Link. Desde ese día, solo se dedicará a tratar de despertar sus poderes. Su esperanza es visitar la última de las fuentes de la diosa que le queda, en el [[Monte de Hylia]], al que solo se debe subir una vez alcanzada la mayoría de edad. Pero, su última esperanza y esfuerzo, también es en vano. No consigue despertar sus poderes y, junto a unos desesperados elegidos por el bienestar de su princesa, contemplan como la mayor pesadilla de todos cobra realidad: Ganon el Cataclismo resurge. Zelda, temerosa, no tiene más remedio que dejar todo en manos de sus súbditos. El resultado, por desgracia, será fatal.
+
No obstante, el peso de sus deberes como princesa y su condición de no tener poderes, seguirán hostigándola. Cuando el control sobre los aparatos ancestrales parece más certero y la victoria más asegurada, su padre, rey de Hyrule, cansado de que su hija se descentre en dichas investigaciones, le prohíbe dedicarse a ello, avergonzandola ante Link. Desde ese día, solo se dedicará a tratar de despertar sus poderes. Su esperanza es visitar la última de las fuentes de la diosa que le queda, en el Monte de Hylia, al que solo se debe subir una vez alcanzada la mayoría de edad. Pero, su última esperanza y esfuerzo, también es en vano. No consigue despertar sus poderes y, junto a unos desesperados elegidos por el bienestar de su princesa, contemplan como la mayor pesadilla de todos cobra realidad: Ganon el Cataclismo resurge. Zelda, temerosa, no tiene más remedio que dejar todo en manos de sus súbditos. El resultado, por desgracia, será fatal.
  
 
Después de una derrota aplastante, ya que Ganon consigue corromper las máquinas ancestrales y volverlas contra sus propios dueños, Link y Zelda huyen desesperadamente bajo una lluvia. Los elegidos han caído y el futuro de Hyrule es cuanto menos oscuro. Es aquí cuando una Zelda desconsolada, rompe a llorar en brazos de Link, sitiéndose culpable de todo por ser incapaz de despertar sus poderes. Pero la lucha no termina aquí, los guardianes corruptos les persiguen, obligando a Link a luchar contra ellos hasta agotar casi al completo su energía vital. Será en este punto cuando la princesa, para evitar que Link muera ante sus ojos, utiliza inconscientemente sus poderes para salvar al héroe. Es entonces cuando, gracias a la intervención del [[Fay|espíritu]] que reside en la Espada Maestra, se da cuenta de que aún hay esperanza. La princesa encomienda la vida de Link a unos seguidores sheikah, quienes le llevan hasta el [[Santuario de la vida]], donde podrán sanar sus heridas fatales. Así, Zelda deja la Espada Maestra en su pedestal en el [[Bosque Kolog]] y parte hacia el castillo de Hyrule, donde con sus poderes retendrá al Cataclismo hasta la vuelta del héroe, quien le derrotará.
 
Después de una derrota aplastante, ya que Ganon consigue corromper las máquinas ancestrales y volverlas contra sus propios dueños, Link y Zelda huyen desesperadamente bajo una lluvia. Los elegidos han caído y el futuro de Hyrule es cuanto menos oscuro. Es aquí cuando una Zelda desconsolada, rompe a llorar en brazos de Link, sitiéndose culpable de todo por ser incapaz de despertar sus poderes. Pero la lucha no termina aquí, los guardianes corruptos les persiguen, obligando a Link a luchar contra ellos hasta agotar casi al completo su energía vital. Será en este punto cuando la princesa, para evitar que Link muera ante sus ojos, utiliza inconscientemente sus poderes para salvar al héroe. Es entonces cuando, gracias a la intervención del [[Fay|espíritu]] que reside en la Espada Maestra, se da cuenta de que aún hay esperanza. La princesa encomienda la vida de Link a unos seguidores sheikah, quienes le llevan hasta el [[Santuario de la vida]], donde podrán sanar sus heridas fatales. Así, Zelda deja la Espada Maestra en su pedestal en el [[Bosque Kolog]] y parte hacia el castillo de Hyrule, donde con sus poderes retendrá al Cataclismo hasta la vuelta del héroe, quien le derrotará.

Ten en cuenta que todas las contribuciones a Wiki de Universo Zelda se consideran publicadas bajo la Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional (véase Wiki de Universo Zelda:Derechos de autor para más información). Si no deseas que las modifiquen sin limitaciones y las distribuyan libremente, no las publiques aquí.
Al mismo tiempo, asumimos que eres el autor de lo que escribiste, o lo copiaste de una fuente en el dominio público o con licencia libre. ¡No uses textos con copyright sin permiso!

Cancelar | Ayuda de edición (se abre en una ventana nueva)