Link

De Wiki de Universo Zelda
Revisión del 16:31 19 may 2016 de CM Xavi (Discusión | contribuciones) (Curiosidades)

Saltar a: navegación, buscar
Link
Zelda Wii U Link Artwork.png
Artwork de Link para Zelda U.
Título(s) Héroe de Hyrule
Héroe del Tiempo
Héroe Legendario
Hermano de sangre
Héroe de las Esencias del Tiempo y de la Naturaleza
Héroe del Viento
Héroe de la Luz
Héroe Elegido de la Diosa
LD-Link-16
Juego(s) Todos los juegos de la saga.
Raza Hyliano
Sexo Masculino
Familia A Link to the Past:
Tío
Ocarina of Time:
Madre
The Wind Waker:
Abuela, Abril (hermana)
The Minish Cap:
Smith (abuelo)
Twilight Princess:
Espíritu del Héroe (antecesor)
Información Para otros usos del nombre Link, véase: Link (desambiguación).

Link (リンク, Rinku ?, Hylian L.gifHylian I.gifHylian N.gifHylian K.gif en Hylian) es el nombre del principal protagonista de la saga The Legend of Zelda. A lo largo de la analogía de Zelda, Link reaparece en las distintas eras por medio de diferentes encarnaciones, todas ellas atribuidas por el Espíritu del Héroe. Aunque, en ocasiones, existen lazos sanguíneos entre algunos Link. En los inicios de la historia de Hyrule, fue escogido por la Diosa Hylia como su héroe, encargado de proteger a la tierra de cualquier mal que se avecine sobre ella. En la mayoría de las entregas de la saga, sus aventuras tienen lugar en el reino de Hyrule, viajando por el país, recolectando importantes objetos, y derrotando a un amplio abanico de enemigos mientras trata de salvar a la princesa Zelda y al reino ya mencionado de las garras de un poderoso villano, a menudo Ganondorf/Ganon.

En la mayoría de los títulos de The Legend of Zelda, Link comienza su aventura como un niño o joven Hyliano, pero nunca se ha visto una versión madura del héroe. Habitualmente, es un personaje huérfano, con apenas menciones a sus padres biológicos, solo teniendo el ejemplo de su madre, mencionada durante los hechos de Ocarina of Time, donde después de huir de una fiera guerra, deja a su pequeño a cargo del Gran Árbol Deku antes de perecer. En otros juegos, como A Link to the Past o The Wind Waker, vive con su tío o con su abuela, respectivamente. Sea cual sea su origen, el héroe siempre abandona su casa en pos de una aventura para salvar al reino de Hyrule u otra tierra.

Link es un miembro y descendente de la raza Hyliana. En A Link to the Past se dice que el joven pertenece a la estirpe de los Caballeros de Hyrule, y está destinado a salvar a la princesa Zelda. En otros juegos, en su mano izquierda, aparece la marca que le reconoce como héroe, la de la Trifuerza, que en ocasiones implica la posesión del fragmento del valor, mientras que en otras simplemente es un vestigio de su valentía.

Etimología

El nombre de Link, es decir, enlace o vínculo, proviene de la intención de que el personaje sea el avatar del jugador. Link funciona como enlace entre el juego y el usuario, en un intento de hacer la experiencia más personal.

Características

Artwork Link adulto OoT.png
Ya que Link es el recipiente del Espíritu del Héroe, todas sus reencarnaciones poseen un inquebrantable espíritu. El gran atributo de Link y reconocido por él, es su coraje. Es descrito como un joven pleno de audacia y valentía, que está destinado a salvar el reino de Hyrule u otras tierras. Por ello, está asociado a la Trifuerza del Valor y a la diosa de dicho artefacto: Farore. Durante Twilight Princess, la Trifuerza del Valor en su interior le protege de la influencia del crepúsculo, protegiendo su alma al convertirlo en un lobo. En rara ocasión muestra signo de cobardía o duda, pues no le temblará el pulso al tratar de salvar a todos los que le rodean. En The Wind Waker, siendo un simple joven que vive en una pacífica isla, no duda en acompañar a un grupo de piratas con tal de así poder salvar a su hermana Abril.

Link se caracteriza por no hablar o por no contar con ningún diálogo de texto, aunque existen ciertas excepciones puntuales, llevando a pensar a un sector de fans una condición de mudo, ya que solo realiza gruñidos o gritos. En adición, Link no muestra signos fuertes de una personalidad, no parece seguir unos motivos personales en sus aventuras. Sin embargo, la idea de que Link es mudo queda desechada al demostrar que es capaz de interactuar con otros personajes. Tenemos los ejemplos de Twilight Princess, donde Sancho menciona que Link tiene buena voz, o Skyward Sword, donde a menudo se le ve explicar la situación a personajes como Gaépora o Malton. La verdadera razón de la nula habla de Link, o de la poca fuerza de su personalidad, recae en el hecho de que es la propia esencia del personaje: es la personificación de la experiencia del jugador, actuando como un enlace entre el usuario y el universo de Zelda, siendo una extensión del propio jugador. Shigeru Miyamoto y los desarrolladores de Nintendo han hecho hincapié numerables veces en que la intención de la saga es transmitir al jugador la sensación de "convertirse en un héroe", usando a Link como su avatar.

Con dicha intención, se busca que el jugador llene a Link con sus propias características, experiencias, motivaciones, sentimientos, pensamientos o emociones. De hecho, aunque el nombre del personaje es Link, el jugador puede cambiar su nombre y utilizar el suyo propio. Todo está enfocado a la idea de transportar al jugador a su propio mundo de fantasía, llegando a poder ser él mismo. Por ello, muchos de los gestos o escenas en las que Link se ve obligado a responder, se invita al usuario a dar su propia propia respuesta. Curiosamente, hay una característica de Link que parece violar esta regla: su particular afición por dormir. Es habitual ver como empieza la aventura dormido, siendo despertado por un segundo personaje. Este hecho suele representar la metáfora del despertar del héroe.

Fuera de su personalidad, Link siempre viste con una túnica verde y un gorro del mismo color, aunque el tono de verde varía de una entrega a otra. A pesar de ser esa su vestimenta típica, a lo largo de la saga se le ha visto vestir con todo tipo de ropas secundarias. Físicamente, tiene un cabello que va desde el castaño al rubio, unos grandes ojos azules más o menos claros según la versión y una estatura mediana. Además, Link suele equiparse con guantes o brazaletes que amplían en gran medida su fuerza física. En varios juegos, algunos de los personajes femeninos lo califican de atractivo, llegando incluso a enamorarse de él. Algunos ejemplos son Zelda, Ruto o Midna. Otra característica inconfundible de Link es su condición de zurdo, con las excepciones de Twilight Princess y Skyward Sword donde se le hizo diestro para mayor comodidad en el control del Wii Remote. De hecho, en la versión original de Twilight Princess para Nintendo GameCube se muestra a Link como zurdo.

Edad

La edad de Link siempre oscila entre los 9 y los 18 años pero, debido a la falta de precisión en cuanto a la misma, es el punto de muchos debates y discusiones entre fans. Por si fuera poco, en muchas ocasiones a Link se le ha concedido un aspecto más infantil, pero que no expresamente le concede una edad menor. Con la salida al mercado de Ocarina of Time 3DS, durante una entrevista, Shigeru Miyamoto aseguró que Link tiene 9 años al inicio de la aventura, mientras que cuando crece alcanza una edad de 16 años. Sus palabras se ven contradecidas por la guía oficial del juego en la versión de Nintendo 64, que señala a Link con 10 y 17 años, respectivamente. En el mismo cauce, Miyamoto habla de que Link tiene 12 años en The Legend of Zelda, mientras que 16 en la secuela de The Adventure of Link. Sin embargo, Hyrule Historia da las edades de 10 y 16 años, respectivamente.

Al inicio de The Wind Waker, Link recibe las ropas del héroe como regalo por su cumpleaños, pues en su isla natal es tradición vestirse con dichas ropas cuando se alcanza la edad que tenía el Héroe del Tiempo de la leyenda. Esto establecería una edad de 16 años para Link. No obstante, algunos medios como Iwata Asks le dan una edad de 9 años, e incluso juegos como Super Smash Bros. Brawl o la descripción del amiibo oficial de Toon Link le datan una edad de 12 años. La diferencia de edad respecto al original Héroe del Tiempo podría atribuirse al paso de los años y el cambio en la forma de contar la leyenda. Sin embargo, la edad sigue sin estar aclarada en su totalidad.

Poco después del lanzamiento de Twilight Princess, Eiji Aonuma indicó que Link tenía 16 años. Por otro lado, Hyrule Historia le da al Link de Skyward Sword la edad de 17 años y medio.

Habilidades

Link Trifuerza del Valor ALBW.png
Link es reconocido como un hábil espadachín, a pesar de que, normalmente, suele empezar su aventura como un joven que no tiene conocimiento alguno de las artes de la esgrima. Sin embargo, cuando el peligro acecha, Link demuestra una natural actitud para el manejo de la espada. En The Wind Waker, el viejo Orca le facilita a una espada asó como unas lecciones de esgrima. El anciano no tarda en reconocer el talento de Link, con una habilidad nata para la espada dormida en sus venas. A medida que avanza su aventura, el joven no se limita a la espada, pues recolecta un amplio abanico de objetos, los cuales utiliza con asombrosa habilidad y con relativa facilidad; objetos como el bumerán, el arco o la garra, entre otros muchos.

En algunos juegos, Link llega a aprender avanzadas técnicas de espada. Durante The Minish Cap, los Maestros de la espada le enseñan diferentes técnicas de espadas recogidas en los pergaminos del tigre. Otro ejemplo se encuentra en Twilight Princess, donde el Espíritu del Héroe transmite a su descendiente las técnicas que desarrolló en vida y que nunca pudo llegar a enseñar a un sucesor.

Adicionalmente, Link presente una excelentes condiciones físicas, siendo capaz de realizar volteretas hacia atrás fácilmente o participar notoriamente en deportes como el sumo, presente en Twilight Princess. A pesar de ello, usualmente, sin un arma o objeto queda indefenso ante sus enemigos. Este hecho queda demostrado en The Wind Waker, donde en su primera visita a la Isla del Diablo pierde la espada y debe avanzar por la fortaleza ocultándose de los enemigos. Si es descubierto, se rendirá rápidamente. Como ya se ha mencionado, en algunos juegos las capacidades física de Link se ven aumentadas gracias a la presencia de un cierto objeto, como los guantes de poder o los brazaletes de fuerza.

El protagonista de la saga también ha demostrado ser capaz de usar magia. En The Adventure of Link es capaz de realizar diferentes hechizos. Durante A Link to the Past, Link cuenta con diversos medallones que le permiten también usar diversos hechizos. Otro ejemplo estaría en Ocarina of Time, donde puede usar magia como el fuego de Din. Como condición para usar magia, Link normalmente debe depender de una barra de magia o, en el caso de The Adventure of Link, contenedores de magia. Todos estos atributos u objetos suelen ser proporcionados por una Gran Hada.

También se le ha visto tocar numerables instrumentos. Desde la flauta del original The Legend of Zelda, la cual usaba para descubrir sitios secretos o teletransportarse, hasta la más reconocida ocarina, pasando por otro muchos como la flauta de pan, la guitarra, el tambor o la lira; cada instrumento con un rol diferente en el juego en el que aparece. Adicionalmente, Link no solo es un buen músico, también se le ha visto usar una batuta para dirigir a otros músicos.

Línea Temporal Unificada

The Legend of Zelda: Skyward Sword

Artwork Link Pelícaro Rojo SS.png
A pesar de ser el décimo quinto juego de la saga, Skyward Sword cuenta con la peculiaridad de tener al primer Link de la historia de la cronología, en lo más alto de la Línea Temporal Unificada.

Por encima de las nubes, se encuentra la isla flotante de Altárea, donde habita el pueblo Hyliano en armonía con los pelícaros. Link es uno de sus habitantes. Amigo de la infancia de Zelda, nuestro protagonista asiste a la Academia de Caballeros, cuyo director a su vez es el padre de su amiga: Gaépora. También hay otros alumnos en el entorno de Link, como Malton, quien a menudo le molesta. Cada año, la academia celebra un torneo de vuelo, cuyo ganador ve promocionados sus estudios. Tras que la estratagema de Malton de ocultar el pelícaro de Link fracase, durante el torneo, Link consigue alzarse con la victoria. Acto seguido, él y Zelda finalizan el evento con una ofrenda a la efigie de la Diosa Hylia. Posteriormente, la "pareja" da un paseo por los nubes montados en sus pelícaro. Rompiendo la calma, un tornado emerge desde el fondo del cielo y arrastra a Zelda por debajo de las nubes, hacia las Tierras Inferiores. Link, al día siguiente, planea embarcarse en un viaje para encontrar a Zelda, pero esa noche, una figura misteriosa aparece en sus sueños. Al despertar, encuentra a esa misma figura de pie, delante de él. Decide seguir al misterioso ser, la cuál le conduce hasta la Efigie de la Diosa, donde se abre la puerta de una cámara secreta. Aquí, se encuentra con la Espada Divina. La extraña figura se descubre como Fay, el espíritu de la espada. En su compañía, Link consigue abrir un camino a través de la barrera de nubes y comienza su búsqueda de Zelda en las Tierras Inferiores.

Los primeros pasos en las tierras bajo las nubes de Link son guiados por un anciana que reside en la Tierra del Presidio. Durante la búsqueda, el héroe se topa varias veces con Grahim, señor de los demonios que habitan en la superficie. Grahim también trata de encontrar a Zelda, ya que la necesita para llevar acabo sus malvados planes. Link se entera de que Zelda viaja por las Tierras Inferiores para purificar su espíritu y es protegida por una Sheikah, de nombre Impa. Después de viajar por las regiones del bosque y el volcán, Link logra dar con Zelda e Impa en el Templo de Lanayru, pero su reunión es interrumpida por Grahim. Mientras que Grahim se enfrenta a Impa, Zelda le da a Link la Lira de la Diosa. Gracias a la asistencia de Link, ambas mujeres escapan a través del Portal del Tiempo. Impa destruye el portal para evitar que Grahim la persiga, no sin antes decirle a Link que visite a la anciana del Templo del Presidio. De nuevo reunido con la mujer de avanzada edad, ésta le informa a Link la existencia de otro Portal del Tiempo. Para activarlo, debe convertir la Espada Divina en la Espada Maestra, a través de las tres Llamas Sagradas.

Tras superar los tres juicios de la diosa, adquiriendo de ellos las reliquias espirituales, Link logra convertir la Espada Divina en la Espada Maestra. Ahora, con ella, logra activar el portal mencionado y se reunirse con Zelda. En este punto, la joven le revela que él es el héroe elegido por la diosa Hylia, y que a su vez ella misma es la reencarnación mortal de la propia diosa. Después de relatar tan impresionante dato, Zelda da su bendición a la Espada Maestra, completándola como el arma definitiva para enfrentar al mal. Por último, informa a Link de que tiene que encontrar y usar la Trifuerza para destruir a El Durmiente, antes de que rompa el sello. Hasta entonces, para que el sello resista, Zelda se sume en sueño profundo. Como palabras de despedida, le pide a su querido héroe que la acabe despertando.

Link Artwork 4 (Skyward Sword).png
Sin tiempo que perder, Link vuelve a Altárea y en su búsqueda da con Narisha, una de las deidades dragonas. Después de liberarle de un parásito, Narisha le indica con gusto que debe de buscar a los tres dragones residentes en cada región para aprender de ellos las estrofas del Cantar del Héroe. Cuando logre reunir todas las partes del cantar, el lugar de descanso de la Trifuerza aparecerá ante él. De este modo, emprende un nuevo viaje por las regiones del bosque, volcán y desierto en la superficie, localizando a cada uno de los dragones que eventualmente le enseñan una parte de la melodía. La última parte del Cantar del Héroe se la muestra el mismo Narisha. Una vez completado el cantar, Link supera la última de las pruebas de la diosa, en su tierra natal de Altárea. Tras superarla con éxito, consigue los medios para que la Torre Celestial, situada debajo de la Efigie de la Diosa, se muestre ante él. En su interior, halla la Trifuerza. Al reunir la reliquia sagrada, Link utiliza su poder para desear el fin del Durmiente. Los triángulos de las diosas cumplen su petición y precipitan a la estatua de la diosa sobre el monstruo, destruyéndolo por completo.

Todo parece haber terminado. Link vuelve al Templo del Presidio para presenciar como Zelda sale de su letargo. Pero la felicidad de volver a estar juntos dura poco. Grahim aparece para estropear el bonito final y secuestra a Zelda, llevándosela al pasado a través del Portal del Tiempo, donde El Durmiente todavía vive. Grahim realiza un ritual para liberar a su señor, pero esta vez es Link el que interrumpe la escena. El héroe de la Diosa se bate en un último duelo con el señor de los demonios, resultando victorioso. Sin embargo, la victoria es en vano, pues El Durmiente logra liberarse del sello y gracias al ritual logra absorber parte del alma de Zelda para volver a su forma original: El Heraldo de la Muerte. El rey de los demonios estaba de vuelta y no tarda en convertir a Grahim en su espada. En su regreso, anuncia que dominará el mundo, así como la Trifuerza, ahora que Hylia no puede detenerle. Pero antes, decide darle la oportunidad a Link de batirse en duelo con él. En una dimensión vacía, solo cubierta por las nubes, se lleva a cabo el duelo final. Con dificultades, Link logra vencer. Antes de morir, el Heraldo felicita a Link por su victoria, pero le lanza una maldición por la que a lo largo de la historia, aquellos que cuentan con el alma del héroe y la sangre de la diosa, serán perseguidos por su odio. Finalmente, la Espada Maestra absorbe los restos del Heraldo y la contienda llega a su fin.

Como clausura, Link deposita a la Espada Maestra en el pedestal del Templo del Presidio, despidiéndose para siempre de su compañera Fay. Antes de sumirse en un sueño eterno, Fay le agradece su compañía a su amo, así como que tarde o temprano, volverán a encontrarse. Link y Zelda regresan a su propio tiempo. Zelda menciona a Link que ella quiere seguir viviendo en las Tierras inferiores y velar por la Trifuerza. Ella le pregunta qué piensa hacer a partir de ahora, a lo que Link contesta sonriendo, lo que implica que elige quedarse con Zelda en las Tierras inferiores.

The Legend of Zelda: The Minish Cap

Link en TMC8.png
Con un nuevo Link, The Minish Cap nos muestra el undécimo héroe para el mercado y el segundo en la cronología, situado en la Línea Temporal Unificada.

Link vive en una casa al sur de la Ciudadela de Hyrule, junto a su abuelo. Al comienzo de la aventura, reciben la visita de la princesa Zelda, amiga de la infancia de Link. Ambos acaban dirigiéndose a la ciudadela, pues se está celebrando el Festival Minish en ella. La mayor atracción del festival es un torneo de lucha, cuyo ganador este año es un tal Vaati. Durante la ceremonia de premios del torneo, el ganador, Vaati, tiene el honor de presenciar con sus propios ojos el cofre sellado, una reliquia de la leyenda del Héroe de los Hombres. Para sorpresa de los asistentes a la ceremonia, Vaati se precipita sobre el cofre y rompe la legendaria Espada Minish, la cual servía como cerrojo, liberando a los monstruos que habían sido sellados en su interior. Vaati buscaba la Fuerza Dorada, pero no la encontró en el cofre. Molesto, cuando la princesa Zelda interviene, no duda en petrificarla, convirtiéndola en piedra. Acto seguido, Vaati desaparece.

Ante esta crisis, el rey de Hyrule decide enviar a Link al Bosque Minish. Allí deberá de dar con los Minish, unas diminutas criaturas a las cuales solo los niños pueden ver. Estos seres son los creadores de la espada quebrada, y seguramente sean capaces de repararla, pues será necesaria para vencer a Vaati. Mientras viaja por el bosque, Link se encuentra con un sombrero parlante llamado Ezero, el cuál será su compañero durante la aventura. Ezero se acomoda en la cabeza de Link y, además de sus consejos, le permite reducir su tamaño al de un Minish. Una vez dentro del poblado Minish, Link habla con Gentel, el anciano de la comunidad. Este le informa que para recuperar el poder de la espada, tendrá que encontrar los cuatro elementos: tierra, fuego, agua y viento.

Cada vez que Link obtiene uno de los elementos, lo lleva a un santuario oculto en el patio del castillo. Allí fusiona la esencia de cada uno de los elementos con la Espada Minish, hasta llegar a obtener la Espada Cuádruple, una arma capaz de dividir a un guerrero en cuatro de manera temporal. Mientras el joven héroe hace lo descrito, Vaati usó su magia oscura para hacerse con el control del Castillo de Hyrule, convirtiéndolo en una versión tenebrosa. El brujo, gracias al propio santuario que usaba Link, había descubierto el verdadero paradero de la Fuerza Dorada, la cual descansa en el interior de la princesa Zelda y es un poder hereditario. A sabiendas de ello, se prepara para extraer el anhelado poder del interior de la princesa petrificada. No obstante, Link acude al rescate y vence al terrible hechicero en una batalla épica, dándole una muerte temporal. En este punto, es cuando se descubre que originalmente Vaati era un Minish, aprendiz de Ezero, el cual también era un sabio Minish. Vaati había robado la última creación de su maestro: el Gorro Minish, objeto capaz de conceder deseos a su portador. Zelda usa la Fuerza Dorada y el Gorro Minish para deshacer las acciones de Vaati, devolviendo la paz a Hyrule. Por último, Link se despide de Ezero, quien vuelve al mundo Minish.

The Legend of Zelda: Four Swords

Artwork TLoZ FS.jpg
El lanzamiento de Four Swords, juego que fue incluido en el remake para Game Boy Advance de A Link to the Past, pudimos presenciar al octavo Link. Teniendo en cuenta la cronología, hablamos del tercer Link, en la Línea Temporal Unificada.

Al inicio de la historia, la princesa Zelda le pide a su amigo de la infancia, Link, que le acompañe a comprobar el estado de la Espada Cuádruple, pues tenía un mal presentimiento. En dicha hoja, permanecía sellado el brujo de los vientos, Vaati, quien según cuenta la leyenda, fue sellado por un héroe desconocido en el pasado, cuando el brujo atormentaba la tierra de Hyrule, secuestrando doncellas y llevándoselas a su palacio en los cielos. Temerosa de que el sello se estuviese debilitando, Zelda conduce a Link al Santuario de la Espada Cuádruple. Allí, inesperadamente, Vaati rompe el sello y rapta a Zelda. Link, cuando vuelve en sí, es instruido por tres hadas para empuñar la Espada Cuádruple, que divide al joven en cuatro copias de sí mismo, cada uno con su propio estilo y personalidad.

Es entonces cuando Link recibe el cometido de viajar a través del reino Hyrule para encontrar a las tres Grandes Hadas. Cada una de ellas concederá a Link una llave necesaria para entrar en la guarida del malvado secuestrador: el Palacio de Vaati. Tras conseguir las tres llaves, Link entra en el palacio sobre las nubes y logra derrotar a Vaati después de una feroz batalla, sellándole nuevamente en la Espada Cuádruple y rescatando a la princesa Zelda. Con Hyrule salvado, los cuatro héroes vuelven a ser uno y este devuelve la espada a su pedestal.

The Legend of Zelda: Ocarina of Time

Artwork Link niño OoT.png
El 21 de noviembre de 1998, en Japón, Ocarina of Time daba a conocer la nueva y quinta aventura de Link, en lo que a mercado se refiere. Rigiéndonos por la cronología, concretamente la Línea Temporal Unificada, este es el cuarto Link.

Antes de los eventos que narra el juego, se lleva a cabo la Guerra Civil de Hyrule. Durante ella, una mujer, moribunda, huye junto a su hijo a las regiones boscosas del reino. En el Bosque Kokiri, antes de morir, deja a su hijo en manos del Gran Árbol Deku, para evitar que quede expuesto a la guerra. El Gran Árbol Deku toma la responsabilidad e introduce y cría al niño Hyliano como si fuera un Kokiri, la raza que habita en el bosque. El niño recibiría el nombre de Link y crecería acomplejado entre los Kokiri por no poseer un hada, cuando esta raza se caracteriza por ir siempre acompañada de una. Especialmente, a ojos de Mido, el autoproclamado jefe de los Kokiri, Link no era uno de ellos.

Cuando Link alcanza la edad de los diez años, su destino estaba a punto de cambiar. Un día, el monarca de la raza Gerudo, de nombre Ganondorf, visita el bosque. Durante una entrevista con el Gran Árbol Deku, el sospechoso hombre le exige la entrega de una de las Piedras Espirituales. No obstante, el sabio árbol se niega. Enojado, Ganondorf le lanza una maldición que pone en serio peligro su vida. Como respuesta, el Árbol Deku envía a la hada Navi en busca de Link, el único que puede hacer desaparecer la maldición. Con la guía de Navi, Link consigue una espada y un escudo, con los que se presenta ante el Árbol Deku. Dentro de la deidad, derrota a la Reina Gohma, un monstruo parásito. Desgraciadamente, sus acciones son en vano, ya que la vida del Gran Árbol Deku estaba condenada desde un principio. En su último aliento, otorga la Piedra Espiritual, la Esmeralda Kokiri, a Link, y manda al muchacho viajar hacia el Castillo de Hyrule, para encontrar a la "Princesa del Destino". Al salir del bosque, Saria, amiga de la infancia de Link, le concede la Ocarina de las Hadas como recuerdo de su amistad, la cual le será útil a lo largo de su viaje.

Sin mirar atrás, Link viaja a través de la Pradera de Hyrule y logra alcanzar el Castillo de Hyrule. Con ciertas dificultades, se cuela en el interior del castillo y, tras sortear a los guardias, encuentra a la princesa Zelda. La princesa le habla a Link sobre sus visiones en sueños, de cómo Ganondorf, el Rey Gerudo, guarda malvadas intenciones de lograr hacerse con el control sobre Hyrule. Para lograrlo, Ganondorf quiere hacerse con la sagrada Trifuerza, un artefacto creado por las diosas capaz de conceder cualquier deseo a su portador. Para evitarlo, Zelda decide adelantarse al malvado, por lo que le pide a Link que encuentre las otras dos Piedras Espirituales. Siguiendo las indicaciones de Impa, el niño procedente del bosque se dirige a la Montaña de la Muerte, donde vive el pueblo Goron, y consecutivamente al Dominio de los Zora, lugar donde viven los Zoras. Mediante la ayuda a estos pueblos, Link obtiene las dos Piedras Espirituales restantes: el Rubí Goron y el Zafiro Zora.

Con la misión cumplida, Link vuelve al Castillo de Hyrule, pero antes de entrar en la ciudadela, se encuentra a Zelda y a su niñera Impa, escapando al galope de Ganondorf, el cuál ha atacado el castillo. Zelda lanza la Ocarina del Tiempo al foso de la ciudadela al ver a Link, y acto seguido, aparece Ganondorf. Link trata de hacerle frente, pero no es rival para el señor de la oscuridad. Link, tras recuperar el conocimiento, recoge la Ocarina del Tiempo. Al tomarla, por medio de un flashback, Zelda le enseña la Canción del Tiempo. Con la melodía, sumada a la posesión de las Piedras Espirituales, el joven podrá acceder a la cámara interior del Templo del Tiempo, donde descansa la legendaria Espada Maestra.

Link Artwork 1 (Ocarina of Time).png
Link se dirige al templo y saca la Espada Maestra de su pedestal. Al hacerlo, sin ser conocedor de ello, se activa un sello sobre él que le sume en un sueño que se prolongaría durante siete largos años. Sin embargo, al sacar la Espada Maestra de su pedestal, la última barrera que impedía el acceso al Reino Sagrado desaparece. Ganondorf aprovecha esta ayuda inconsciente de Link y entra en el Reino Sagrado, logrando obtener la Trifuerza del Poder, la que le permitió conquistar Hyrule. Tras el transcurso de los siete años, Link despierta, encontrando que ha crecido y ahora tiene diecisiete años. Dentro de la Cámara de los Siete Sabios, conoce a Rauru, uno de los Siete Sabios. Este le explica todo lo que ha ocurrido en su ausencia, que él tiene el alma del héroe y, por lo tanto, es el portador de la Espada Maestra. Rauru encarga a Link que encuentre a los otros seis sabios, para así utilizar su poder y derrotar a Ganondorf.

De vuelta al Templo del Tiempo, se muestra ante el héroe Sheik, un misterioso personaje que le enseña distintas melodías a lo largo de su viaje y le da pistas para encontrar a los sabios restantes. Tras superar los distintos templos y reunir a los sabios, Rauru indica a Link que regrese al Templo del Tiempo, pues allí le espera alguien conocido. Es entonces cuando vuelve a ver a Sheik, quien le habla sobre la Trifuerza. La reliquia sagrada en buenas manos, llevaría a Hyrule a una época dorada, sin embargo, si cae en malas manos, Hyrule se sumiría en la oscuridad. Siguiendo con la explicación, cuenta como Ganondorf al tocar la Trifuerza, provocó que se dividiera en tres, ya que el Gerudo no tenía un equilibrio entre las tres fuerzas necesarias para controlar el poder dorado: poder, sabiduría y valor. Ganondorf obtuvo la Trifuerza del Poder, mientras que la Trifuerza de la Sabiduría y Valor, fueron concedidas a Link y Zelda. Sheik se descubre como la princesa Zelda, que mantenía esa identidad para esconderse de Ganondorf, aguardando la llegada de Link. También se revela como la séptima sabia y líder de ellos. Tras esto, Ganondorf aparece inesperadamente, raptando a la princesa, e invita a Link a batirse con él para rescatarla.

El Héroe del Tiempo acepta el reto y parte al Castillo de Ganon. Allí, con la ayuda del resto de sabios, supera los diferentes obstáculos del castillo y llega hasta Ganondorf, en lo más alto de la fortaleza. Ambos se enfrentan en una dura batalla, en la que Link sale vencedor. Con su último aliento, en un intento de arrastrar a Link y Zelda en su caída, Ganondorf utiliza sus poderes para provocar que el castillo comience a colapsar. Sin embargo, es en vano, pues Link y Zelda logran escapar. Cuando parece que todo ha acabado, Ganondorf sale de los escombros y usando la Trifuerza del Poder, se transforma en una bestia conocida como Ganon. Link tras un nuevo y último asalto, logra vencerle. Es entonces cuando Zelda, junto a los sabios restantes, aprovechan para sellar a Ganondorf en el Reino Sagrado. Este maldice a los sabios, a Zelda y a Link, exclamando que algún día obtendrá su venganza. Finalmente, la princesa Zelda con la Ocarina del Tiempo, devuelve a Link a su tiempo.

Línea Temporal del Fracaso del Héroe

The Legend of Zelda: A Link to the Past

Artwork Sueño de Link ALttP.png
A Link to the Past traería consigo la tercera aparición de Link en lo que fecha de mercado se refiere. En cuanto a la cronología, se trata del quinto Link en lo referente a la Línea Temporal del Fracaso del Héroe, siendo el primero en dicha línea temporal.

En los eventos acaecidos durante la Guerra Carcelaria, los Siete Sabios, con la ayuda y sacrificio de los Caballeros de Hyrule, sellaron a Ganon y su ejército en el interior del Mundo Oscuro, una versión corrompida del Reino Sagrado. Tras el incidente, con el paso del tiempo, el reino de Hyrule desembocó en un estado de crisis, en el cual un mago llamado Agahnim se presentó ante el rey de Hyrule. Agahnim, con su magia, logró calmar los males que achacaban al reino, obteniendo de esta manera la confianza del rey y siendo nombrado asesor real. Fue entonces cuando el mago, de oscuras intenciones, aprovechó para hacerse con el poder del reino y empezó a trazar su verdadero plan para romper el sello del Mundo Oscuro. Para ello, secuestró a cada una de las Siete Doncellas, descendientes de los sabios que sellaron al Rey del Mal. Con las doncellas en su poder, las llevaba a la torre más alta del Castillo de Hyrule, donde por medio de un ritual las encerraba dentro de cristales, enviándolas al Mundo Oscuro y debilitando el sello. Una a una, seis de las siete doncellas fueron a parar al Mundo Oscuro, restando la séptima: la princesa Zelda.

Eventualmente, Link vive con su tío en una casa situada al sur del Castillo de Hyrule. Una noche, Link recibe un mensaje telepático de la princesa Zelda, la cuál le pide auxilio. Link despierta y descubre que su tío se prepara para acudir en ayuda de Zelda, y le pide que permanezca en su cama. Después de la salida de su tío, Link, ignora la orden y le sigue al Castillo de Hyrule. Una vez dentro del castillo, encuentra a su tío mortalmente herido. En última estancia, cede su espada y escudo a Link, pidiéndole que salve a la princesa. El joven héroe rescata a Zelda de las mazmorras del castillo y consiguen escapar por un pasadizo secreto, llegando hasta un santuario al norte del castillo.

El sacerdote que reside en dicho santuario, cuenta a Link que el mago Agahnim ha usurpado el trono, así como sus planes para romper el sello de los Siete Sabios empleando a las Siete Doncellas y permitir la vuelta de Ganon. En busca de más respuestas, Link debe de dar con el sabio Sahasrahla. El anciano será quien revele que lo único que puede derrotar al oscuro mago es la Espada Maestra, una hoja capaz de combatir el mal. Link, para demostrar que es digno de ser su portador, debe de reunir los tres Colgantes de la Virtud.

Link Artwork 1 (A Link to the Past).png
Una vez supera los respectivos templos, el joven héroe logra obtener los tres colgantes. Su siguiente paso es viajar al Bosque Perdido, lugar de descanso de la Espada Maestra. Allí, la reclama, sacándola de su pedestal. Con el arma capaz de hacer frente a Agahnim, Link se dirige al Castillo de Hyrule. En el camino, Zelda contacta con él telepáticamente, una vez más, revelándole que los soldados de Hyrule han atacado el santuario. Aunque se apresura por ir en su rescate, para cuando llega al santuario, los soldados ya lo han abandonado, dejando atrás solo al sacerdote. Este informa a Link de que Zelda ha sido llevada a la torre del castillo, con la intención de completar el ritual y romper el sello de forma definitiva. Link acude en su rescate, pero llega demasiado tarde como para detener el envío de Zelda al Mundo Oscuro. Sin embargo, Agahnim no puede escapar de un duelo, en el cual es derrotado. En su último aliento, usa las pocas fuerzas restantes para enviar también a Link al Mundo Oscuro.

El Mundo Oscuro es una versión retorcida del Reino Sagrado, un mundo que transforma a todas las personas que se adentran en él en el reflejo de su corazón. La forma que Link adopta, es la de un conejo rosa. El héroe solo podrá mantener su forma original con la ayuda de la esfera de la Luna. Además, para moverse entre el Mundo de la Luz y el Mundo Oscuro, usará el espejo mágico. Su nueva misión consiste en rescatar a las Siete Doncellas de las mazmorras repartidas por todo el Mundo Oscuro, con el fin de derrotar a Ganon y salvar Hyrule.

Después de superar un total de siete palacios, con la ayuda de las doncellas liberadas, la barrera alrededor de la Torre de Ganon queda destruida, lugar en el que Link se enfrenta a Agahnim de nuevo. Después de que el héroe venza a Agahnim por segunda vez, Ganon sale desde interior del cuerpo del mago, descubriendo que no era más que un mero títere del Rey del Mal. Ganon, en forma de murciélago, huye hacia la Pirámide. Link lo persigue, dándole alcance y enfrentándose a él en el interior del mencionado lugar. Después de una larga batalla, Ganon es derrotado y Link toca la Trifuerza pidiendo el deseo de que Hyrule y el Reino Sagrado vuelvan a la normalidad, restaurando la paz.

The Legend of Zelda: Oracle of Seasons

Link and the Rod of Seasons.png
En su salida simultánea al mercado con Oracle of Ages, Oracle of Seasons trajo la séptima aventura de Link en el mercado. Desde el punto de vista de la cronología, los hechos del juego se llevan a cabo después de A Link to the Past y, por lo tanto, se trata del mismo Link. A pesar de que son juegos paralelos, según Hyrule Historia, los sucesos de Oracle of Seasons preceden a los de Oracle of Ages.

Link recibe la llamada de la Trifuerza, por la que acude al Castillo de Hyrule, donde esta descansa. La reliquia sagrada le muestra cómo las tierras de Holodrum y Labrynna están en peligro, por lo que es transportado a dichos lugares para ayudarlas, siendo la primera Holodrum. A su llegada, es atendido por una joven bailarina llamada Din. Aunque sus primeros momentos en esta nueva tierra son agradables, no tardaría en aparecer el General Onox. Este malvado, rapta a Din, revelando que ella en realidad es el Oráculo de las Estaciones. Debido a su rapto, las estaciones de Holodrum pierden el control, sumiendo al país en el caos.

Para desbaratar los planes de Onox y salvar a Din, Link parte a una aventura en la que debe de reunir las ocho Esencias de la Naturaleza repartidas por todo Holodrum. Al reunirlas, restaurará la energía del Árbol Maku y podrá acceder al Castillo de Onox. Para conseguirlo, contará con la ayuda del Báculo de las Estaciones. Después de superar las respectivas ocho mazmorras, viajando a lo largo de Holodrum, llegando incluso a visitar las profundidades de la tierra habitadas por los Subrosios; Link alcanza su objetivo y obtiene la Semilla Maku. Con ella, logra disipar la barrera mágica del Castillo de Onox y en su interior enfrenta y derrota a Onox. Sin embargo, sin saberlo, la llama de la destrucción se había encendido. Con la primera parte de su misión cumplida, la Trifuerza le teletransporta al país vecino de Labrynna.

The Legend of Zelda: Oracle of Ages

Link and the Harp of Ages.png
En su salida simultánea al mercado con Oracle of Seasons, Oracle of Ages trajo la séptima aventura de Link en el mercado. Desde el punto de vista de la cronología, los hechos del juego se llevan a cabo después de A Link to the Past y, por lo tanto, se trata del mismo Link. A pesar de que son juegos paralelos, según Hyrule Historia, los sucesos de Oracle of Ages siguen a los de Oracle of Seasons.

Link, que había seguido la llamada de la Trifuerza y había salvado a Holodrum, es teletransportado a Labrynna. Nada más llegar a ella, oye un grito de auxilio, y pronto descubre que Impa, la niñera de Zelda, se encuentra rodeada de monstruos. Fácilmente los dispersa e Impa le pide que la ayude en la búsqueda de una joven llamada Nayru. Después de encontrar a Nayru, se revela que Veran, un malvado ser, poseía a Impa con el fin de manipular a Link para encontrar a Nayru. Resulta que, la chica, Nayru, en realidad es el Oráculo del Tiempo. Veran, a sabiendas de ello, toma el cuerpo de Nayru y la utiliza para alterar los acontecimientos en el pasado de Labrynna y así arruinar el futuro.

Link, con la ayuda de la Arpa de los Tiempos, viaja entre el pasado y el presente con el fin de encontrar las Esencias del Tiempo y devolver el curso del tiempo a su cauce. En el avance de su aventura, consigue liberar a Nayru de la posesión de Veran, y el Oráculo del Tiempo le enseña la Melodía de los Tiempos, fundamental para su búsqueda en la recogida de las ocho esencias esparcidas por la tierra de Labrynna. Desafortunadamente, poco después, Veran posee a la Reina Ambi, la reina de Labrynna en el pasado, y se refugia en la Torre Negra. Link, tras conseguir las ocho esencias, obtiene la Semilla Maku del Árbol Maku. Con este objeto se dirige hacia la Torre Negra, pues gracias a la semilla puede disipar la magia que protege al lugar. Dentro de la torre, se enfrenta a Veran y, a pesar de la victoria, sin ser conocedor de ello, la llama del dolor se había encendido.

Tras completar el juego, a través de la unión de ambas entregas Oracles por medio del Cable Link y con una contraseña, se puede desbloquear un juego vinculado. En éste modo de juego, Koume y Kotake están detrás de las acciones de Veran. Las hermanas Birova, en secreto, planean resucitar a Ganon. Tras lograr encender la llama del dolor y la llama de la destrucción, el siguiente paso en su un plan es sacrificar a la princesa Zelda, la cual había llegado a Labrynna gracias a la Trifuerza. Con este gesto, se encendería la tercera llama y el ritual estaría completo. Aunque las viejas brujas logran secuestrar a Zelda, Link se entromete en sus planes y las derrota. Como último recurso, Koume y Kotake usan sus propios cuerpos para resucitar a Ganon, y lo logran, aunque de una forma incompleta. Ganon es derrotado una vez más y Link parte en barco, en un viaje de regreso a Hyrule.

The Legend of Zelda: Link's Awakening

Artwork Link (Link's Awakening).png
Como secuela de A Link to the Past, Link's Awakening traería consigo la cuarta aparición de Link en el mercado. Cronológicamente hablando, se trata del mismo Link de A Link to the Past.

Tras abandonar las tierras de Holodrum y/o Labrynna y con la intención de regresar a Hyrule, Link navega a lo largo y ancho del basto océano. Durante su viaje se ve envuelto en una tormenta que da lugar a la destrucción de su navío. Como resultado, naufraga en las costas de una isla lejana, llamada Isla Koholint. En la playa de la isla, inconsciente, recibe la ayuda de Marín, una lugareña. Link despierta en la casa de la propia Marín, a la cuál confunde con la princesa Zelda. La chica le explica qué ha sucedido y dónde se encuentra. Link, que tiene las intenciones de abandonar la isla, obtiene un escudo de parte del padre de Marín, Tarín, y se dirige a la playa en búsqueda de su espada.

Después de fallar en sus intentos de abandonar la isla, pues los isleños insisten en que no hay nada más allá en el mar, un búho misterioso hace aparición y explica a Link que no podrá salir de la isla hasta que el Pez del Viento se haya despertado de su sueño eterno. Para despertar a dicha deidad, Link debe dar con los ocho Instrumentos de las Sirenas, que se encuentran en las ocho mazmorras de la isla, protegidas por las pesadillas que evitan el despertar del Pez del Viento.

En su búsqueda de los instrumentos, Link explora toda la isla, a través del bosque, desierto y montañas, con la ayuda del búho. Por otra parte, Marín se une a Link en su búsqueda durante un tiempo, en el cuál desarrollan una relación romántica implícita. En un templo, Link descubre un mural en el que está escrita la verdadera procedencia de la Isla Koholint. La isla y todos sus habitantes son un sueño del Pez del Viento, y al ser despertado, dejarán de existir. Para evitar el despertar del Pez del Viento y por lo tanto establecer un control sobre Isla Koholint, las pesadillas comienzan a tratar de disuadir a Link intentando hacerle creer que él también está en el sueño, y también desaparecerá si el Pez del Viento se despierta.

Superando los obstáculos, Link adquiere los ocho Instrumentos de las Sirenas. Con ellos, se presenta ante el huevo donde duerme el Pez del Viento, en la montaña de la isla, y toca la Balada del Pez Viento, que había aprendido de Marín con su ocarina. Dentro del huevo, Link lucha con el líder de las pesadillas. Tras derrotar a su enemigo, agradece al búho por su ayuda e interpreta la Balada del Pez Viento una vez más. Al hacerlo, termina el sueño del Pez del Viento, haciendo desaparecer la Isla Koholint y todos sus habitantes. Link despierta aferrado a un pedazo de su barco naufragado en el medio del océano, y sonríe al ver al Pez del Viento volar por encima. Se desconoce lo que ocurre posteriormente con Link.

The Legend of Zelda: A Link Between Worlds

Artwork Link ALBW.png
Durante A Link Between Worlds aparece el sexto Link de la cronología, dentro de la Línea Temporal del Fracaso del Héroe. A su vez, es el décimo sexto Link desde el punto de vista de la fecha de lanzamiento de los juegos canónicos de la saga.

En esta ocasión, Link vive en un Hyrule de un carácter muy parecido y estrechamente vinculado al Hyrule de A Link to the Past. Vive en una casa al sur del Castillo de Hyrule. Al empezar la historia, Guri, amigo de Link, entra en su casa y lo despierta. Guri guía a Link a la fragua. Cuando llega allí, se encuentra con que el Capitán de la Guardia ha contratado los servicios del herrero y va a recoger sus armas, pero se olvida de su espada. A Link se le encarga la tarea de entregársela. Por las indicaciones de un soldado, Link llega al santuario, donde se encuentra el capitán. Cuando llega allí, Zeres va en busca del capitán. De repente, la puerta del santuario se cierra de golpe, escuchándose un grito de Zeres. Como es imposible de abrir, Dampé indica a Link un pasaje secreto al interior del santuario. Tras tomar la ruta, Link logra entrar para encontrarse con un hombre misterioso que atrapa a Zeres en una pintura. Link intenta atacar al hombre, que se revela como Yuga, pero falla. Con Link inconsciente, Yuga se marcha del santuario con el retrato de Zeres.

Más tarde, Link se despierta en su casa y se encuentra con una persona llamada Ravio, quien le habla acerca de Yuga. Ravio insta a Link a que vaya a visitar a la princesa Zelda. Además, este misterioso personaje le concede un brazalete, como regalo por dejarle vivir en su casa. Zelda se entrevista con Link gracias a Impa, dándole un colgante y pidiéndole que vaya a ver a Sahasrahla. El anciano, por otro lado, pide al joven que vaya al Palacio del Este, donde se encuentra Osfala, un descendiente de los Siete Sabios. Al llegar al templo, Link se encuentra con que Yuga también ha convertido a Osfala en una pintura. Luego de luchar con Link y ser derrotado, enojado por ello, el malvado atrapa a Link en una pintura. Con la ayuda del brazalete que le dio Ravio, Link se escapa la pintura y obtiene la capacidad de convertirse en una pintura a voluntad. Esta vez, sin embargo, Yuga toma el control del Castillo de Hyrule. Sahasrahla se ve con Link, diciéndole que es el héroe que tendrá que conseguir la Espada Maestra para poder acceder al castillo. Para obtener la espada, Link debe conseguir los tres Colgantes de la Virtud. Por suerte, en este punto ya cuenta con uno, el que le regaló la princesa.

Con todos los colgantes en su poder, Link visita el Bosque Perdido donde consigue la Espada Maestra. Empuñándola, entra en el castillo. En su nuevo encuentro con Yuga, descubre como el malvado ha transformado a la Princesa Zelda en pintura. Yuga escapa por medio de un misterioso portal. Link lo sigue y se encuentra a Yuga en el otro lado del portal, donde revive a Ganon con el poder de los descendientes de los sabios. Para más sorpresas, Yuga se fusiona con Ganon, creando un monstruo maligno. Una misteriosa chica, que se presentará más tarde como la princesa Hilda, encarcela a Yuga-Ganon. La contraparte de la princesa Zelda explica a Link que se encuentra en Lorule, un reino paralelo a Hyrule. Ella pide al héroe que rescate a los sabios. Para ello, Link deberá superar las diferentes mazmorras esparcidas por Lorule y liberar a los sabios de la prisión que suponen los marcos. Después de rescatar a los sabios, Link obtiene la Trifuerza del Valor.

Con el fragmento del valor, Link vuelve al Castillo de Lorule, donde es testigo de como Hilda roba de Zelda la Trifuerza de la Sabiduría. Las verdadera intención de Hilda es reunir la Trifuerza y usarla para salvar a su decadente reino. Por ello, convoca a Yuga-Ganon para derrote y robe la Trifuerza del Valor de Link. No obstante, el monstruo también absorbe a Hilda. Esta vez, Zelda da a Link las flechas de luz, que sólo puede utilizar mientras usa su habilidad de convertirse en una pintura. La derrota de Yuga-Ganon provoca la desaparición del monstruo, dejando a Hilda, quien todavía quería la Trifuerza. Hilda explica que la Trifuerza de Lorule fue destruida para detener las guerras, pero lo que se consiguió fue el colapso del reino. Ravio aparece de repente, revelándose a sí mismo como siervo de Hilda y la contraparte Loruleana de Link. Con sus palabras le abre los ojos a su princesa, la cual acepta que no debe de robar la Trifuerza, pues sería un acto despreciable. La despedida se produce en el Reino Sagrado de Lorule. Ravio da las gracias a Link por mostrarle el verdadero valor y Hilda devuelve a Link y Zelda a Hyrule. Ambos regresan al Reino Sagrado de Hyrule, donde les espera la ahora completa Trifuerza. De este modo, Zelda y Link le piden el deseo de que la Trifuerza de Lorule sea restaurada. Hilda y Ravio presencian como la Trifuerza inversa aparece ante ellos, y entre lágrimas, le dan las gracias por ayudarlos. Al final de los créditos, Link devuelve la Espada Maestra a su pedestal.

The Legend of Zelda: Tri Force Heroes

Tri Force Heroes artwork 2.png
Tri Force Heroes es el título que por décimo séptima vez nos trae una aventura de Link. Se trata del mismo héroe que aparece en A Link Between Worlds, por lo que sigue siendo el sexto Link en lo que a cronología se refiere, dentro de la Línea Temporal del Fracaso.

Después de los hechos de A Link Between Worlds, el héroe de Hyrule llega a Pasarelia, un reino obsesionado por la moda. Para ocultar su heroico origen, se disfraza con las ropas normales. Allí se encuentra con que la princesa del reino, Cursilinda, ha sido maldecida por la malvada bruja Lady Degala, de Harapia, la cual ha impuesto a la joven llevar las mallas infames. Estos ropajes le hacían perder su estilismo, y no solo eso, también amenazaban a todos los habitantes de Pasarelia, que ocultaron sus mejores prendas por miedo a correr la misma suerte que su amada princesa.

Ante tal situación, Link decide intervenir para lograr que el buen gusto volviese a Pasarelia. Sin embargo, para poder partir hacia Harapia para enfrentarse a la bruja, debía cumplir ciertas condiciones que imponían una conocida leyenda en Pasarelia: la leyenda de los Héroes Totémicos. Esta indicaba que solo los que tuviesen orejas puntiagudas, largas patillas y peinado con ralla a un lado podrían ayudar al reino. Link, al cumplir todas estas pautas, logra unirse a la brigada de cazadores de brujas y se equipa con el atuendo característico de esta organización, las ropas del Héroe, cosidas por la costurera del reino: Madame Sastria.

Link es avisado de que es peligroso ir solo a Harapia, por lo que siempre parten a estas tierras en grupos de tres en tres. Cada vez que Link se reúne con los otros dos héroes, tanto su pelo rubio como sus ropajes adoptan un color verdoso, azulado o rojizo, teniendo los otros dos colores los dos sujetos restantes. Finalmente, los Héroes Totémicos se dirigen hacia las tierras de Lady Degala. Para facilitar su aventura, es habitual que los miembros de la brigada de cazadores de brujas se atavíen con atuendos mágicos tejidos por Madame Sastria, que les otorgan distintas habilidades. La misión de Link es encontrar los tres materiales de gala, distribuidos por toda Harapia. Con ellos, Madame Sastria podría confeccionar el conjunto de Milady, que acabaría con la maldición que azotaba a Pasarelia, más en concreto a la princesa Cursilinda.

Tras muchas aventuras, los Héroes Totémicos tienen su primer encuentro con Lady Degala en la amurallada región de la Fortaleza. Allí, tras intercambiar unas pocas palabras, la bruja envía a sus paladines con la intención de parar los pies a los héroes, aunque son igualmente derrotados y Milady huye. Un último enfrentamiento con Lady Degala tiene lugar en la idílica región del Cielo, donde tras un arduo combate, es derrotada y vuelve a desaparecer tras mostrar su indignación. Con esta nueva victoria, los héroes logran reunir los materiales de gala y vuelven a Pasarelia. De nuevo en el reino, Madame Sastria confecciona el conjunto de Milady. Con él equipado, Link finalmente logra deshacer la maldición y sustituye las mallas infames de la princesa Cursilinda por un elegante vestido.

Esto da lugar a un gran festejo en el que Link y todos los habitantes de Pasarelia participan, sin temer ya a la maldición de Lady Degala. El juego culmina con un último tótem formado por Sir Gribeldi en la base, seguido por el Rey Rízor en el centro y Link en la cima.

The Legend of Zelda

Link TLOZ.png
Es la primera aparición de Link en el mundo de los videjuegos, estrenándose junto a la saga de Zelda el 21 de febrero de 1986 en Japón. Desde el punto de vista cronológico, hablamos de la séptima reencarnación del héroe elegido por la Diosa Hylia, dentro de la Línea Temporal del Fracaso del Héroe.

En el original The Legend of Zelda, Link es un joven espadachín que vaga por la tierra de Hyrule y por cosa del destino, acaba salvando a una anciana llamada Impa. Esta resulta ser la niñera real, encargada de cuidar de la princesa Zelda. La anciana, que huía de un grupo de villanos, pide al joven que rescate a la princesa, la cual ha caído presa de las garras del malvado Rey del Mal: Ganon. Link acepta la petición y para vencer al malvado, se embarca en un viaje en busca de los fragmentos de la Trifuerza de la Sabiduría. El triángulo sagrado había sido fragmentado previamente por la princesa Zelda, quien quería impedir que la reliquia cayera en manos del mal. Link encuentra y recoge cada una de las partes, para finalmente viajar a la guarida de Ganon en la Montaña de la Muerte. En una lucha final, derrota a Ganon con una flecha de plata y salva a la princesa Zelda y al reino de Hyrule.

Zelda II: The Adventure of Link

Link (The Adventure of Link).png
The Adventure of Link es la secuela directa del original The Legend of Zelda, por lo que en él encontramos al mismo Link, y por lo tanto, a la misma reencarnación. Aunque, en este caso, se confirma que su edad es de quince años, pues se acerca su decimosexto cumpleaños.

A pesar de que Ganon haya muerto, su ejército de monstruos se mantiene activo a lo largo de Hyrule. Su plan es revivirle derramando la sangre de su asesino, Link, en sus cenizas. El héroe, por su parte, se instalado en Hyrule donde está ayudando a su recuperación. Es entonces cuando Impa encuentra una marca de la Trifuerza en la mano de Link. La niñera le explica la marca le reconoce como el héroe elegido para despertar a una antigua princesa Zelda de una maldición que la sumió en un sueño, destinada a permanecer en el Castillo del Norte por la eternidad.

En su nueva aventura, Link recibe seis cristales que debe de colocar en cada uno de los seis palacios de Hyrule, superando los peligros que le aguardan en cada uno de ellos. Todo con el fin de ganar acceso al Gran Palacio, donde aguarda la perdida Trifuerza del Valor, la cual es custodiada por nada más y nada menos que la propia copia del que la busque, en este caso, Link Oscuro. Tras una fiera batalla, nuestro héroe sale victorioso y recibe el fragmento del Valor, con el que despierta a la princesa Zelda de su letargo.

Línea Temporal de Link niño

The Legend of Zelda: Majora's Mask

Link utilizando máscaras artwork MM 3D.png
Majora's Mask, la sexta aparición de Link en el mundo de videojuego, es una secuela directa de Ocarina of Time, pues se produce poco después de los eventos de dicho juego. Por ello, cronológicamente, a pesar de que ya nos adentramos en la Línea Temporal de Link niño, seguimos hablando de la cuarta reencarnación.

Después de haber sido devuelto a su infancia por la princesa Zelda al final de Ocarina of Time, Link se marcha de Hyrule en busca de su perdida amiga Navi. Mientras viaja en lo profundo del Bosque Perdido, es emboscado por Skull Kid y sus dos amigos, las hadas Taya y Tael. Skull Kid escapa con la Ocarina del Tiempo y, mientras Link persigue a Skull Kid, es transportado a un mundo paralelo de Hyrule: Términa. Allí, Skull Kid usa su magia para convertir a Link en un Deku. Durante este proceso, Taya se separa de Skull Kid y de Tael, y se une a Link convirtiéndose en su compañera.

Avanzando por las cuevas debajo de Términa, Link llega a la Torre del Reloj, donde se encuentra con el misterioso vendedor de máscaras, que promete devolver a Link a Hyrule si recupera cierta máscara para él. La Máscara de Majora, un artefacto de poder antiguo que fue robado por Skull Kid, capaz de traer los más grandes desastres. Mientras Link se embarca en esta búsqueda, se da cuenta de la catástrofe que se avecina sobre Términa. Gracias a la magia de la Máscara de Majora que ha poseído a Skull Kid, la Luna en el cielo ha asumido un rostro horrible, ha abandonado su órbita y chocará con Términa en exactamente tres días. La búsqueda de Link se convierte en una aventura contrareloj para salvar Términa, durante la cual no sólo vuelve a su forma original abandonando la de Deku, sino que obtiene infinidad de máscaras, algunas de ellas incluso le permiten transformarse libremente entre Deku, Goron o Zora. La misión que parece imposible en tres días, puede llevarse a cabo gracias a la Ocarina del Tiempo. Link, para evitar el desastre, toca la Canción del Tiempo, reviviendo una y otra vez el ciclo de los tres días hasta estar preparado para lograr su propósito.

Finalmente, Link consigue liberar a los Cuatro Gigantes, deidades protectoras de las regiones de Términa que pueden detener el descenso de la Luna. Con su ayuda, se enfrenta a Skull Kid. En este punto, Majora, la entidad del mal que reside dentro de la Máscara de Majora, abandona a su huésped ya inútil y se refugia en la Luna. Link la persigue y en la Luna libran una batalla larga y dura contra las tres encarnaciones de Majora. Para facilitar la batalla, Link cuenta con la máscara de la Fiera Deidad. El problemático demonio es derrotado y con él, desaparece la amenaza de la Luna. Link devuelve la Máscara de Majora al vendedor de máscaras como prometió, se despide de sus nuevos amigos y continúa su viaje en busca de Navi, mientras que la gente de Términa celebra el amanecer de un nuevo día.

The Legend of Zelda: Twilight Princess

TPHD Link y Epona Artwork.png
Con Twilight Princess disfrutamos del quinto Link en lo que a cronología se refiere, teniendo en cuenta los hechos de la Línea Temporal de Link niño. A su misma vez, se trata del duodécimo título de la saga, y por lo tanto, la aparición de Link número doce.

Nuestro protagonista es un joven de entre diecisiete y diecinueve años que vive una tranquila vida en la aldea de Ordon. A petición de Moy, único guerrero de la aldea, Link decide emprender un viaje al Castillo de Hyrule, pues pronto se celebrará el festival del reino y ha de haber un representante de la aldea. Antes de que Link pueda realizar este viaje, su pueblo es atacado por el Rey Bulblin y sus secuaces. En el ataque, Link queda inconsciente y los niños de la aldea son secuestrados, junto con Ilia, la amiga de la infancia de Link. Cuando el joven despierta no duda en correr a ayudar a sus amigos. De este modo se adentra en la Región de Farore, lugar que conoce bastante bien, pero algo había cambiado. La región había sido invadida por el crepúsculo. Una bestia de las sombras arrastra al joven dentro del crepúsculo, donde la influencia de este mundo de sombras lo transforma en un lobo. Tras la transformación, queda de nuevo inconsciente, y es arrastrado hasta un calabozo.

Cuando despierta, encadenado y sin salida, una misteriosa y juguetona ser de las sombras, llamada Midna, le presta su ayuda. Durante su escape, descubre que estaba en el interior del Castillo de Hyrule, y sin que pueda imaginárselo, Midna le conduce ante la princesa Zelda. La portadora de la Trifuerza de la Sabiduría, que se encuentra encerrada en la torre más alta del castillo, le explica a Link que un ser llamado Zant ha derrotado a los Espíritus de Luz y ha conquistado Hyrule, transformándolo en un mundo de eterno ocaso, gobernado por un crepúsculo continuo. Para restaurar Hyrule y obtener su forma humana, Link debe socorrer a tres de los cuatro Espíritus de la Luz que gobiernan las diversas regiones de Hyrule. A su vez, recibe la ayuda de Midna, quien pide a cambio reunir las partes separadas de la Sombra Fundida, una reliquia que podría derrotar la magia negra de Zant. Link viaja entre las regiones de Farore, Eldin y Lanayru cumpliendo sus objetivos. En la búsqueda, se topa con el espíritu del héroe, quien le enseña técnicas de esgrima. Cuando los dos viajeros restauran el poder del último de los espíritus, Lanayru, reciben un ataque sorpresa de Zant. El rey usurpador, después de burlarse de Midna, la hiere mortalmente. Luego lanza una maldición sobre Link, obligándole a ser un lobo para siempre. Desesperado por salvar a Midna, Link la lleva ante la princesa Zelda, la única que puede ayudarles. Ella, decide sacrificarse para salvar a Midna fusionando su energía con la de esta, no sin antes dar instrucciones a Link sobre su deber de obtener Espada Maestra, el arma legendaria que puede deshacer el hechizo de Zant.

Siguiendo los designios de la princesa, el joven héroe se adentra en lo profundo de la Arboleda Sagrada y, tras superar su laberíntico recorrido, logra obtener la Espada Maestra, en las ruinas del Templo del Tiempo. Link vuelve a su forma humana gracias al poder de la espada, obteniendo el cristal oscuro, objeto que obligaba a su conversión. Desde este punto, gracias a Midna que es capaz de manipular el cristal, Link podrá tomar la forma de lobo a voluntad. Aquí comienza una nueva etapa de la aventura, por la que Link y Midna viajan al Patíbulo del Desierto. Su intención es usar el Espejo del Crepúsculo, único punto de unión entre el reino de Hyrule y el reino crepuscular, sitio donde se encuentra Zant. La idea es ir contra el tirano de las sombras y derrocarle, pero se encuentran con que el espejo ha sido destruido. Es cuando los sabios antiguos hacen su aparición. Estos seres de cuerpo etéreo revelan a la pareja viajera que Zant intentó destruir el espejo, pero al final solo pudo separarlo en fragmentos, pues solo el verdadero líder del pueblo de las sombras puede destruirlo. Además, la fuente de poder de Zant no es otra sino que la de el Rey del Mal: Ganondorf. Los sabios explican como en el pasado estaban por ejecutar al rey de las Gerudo pero, como si se tratara de una burla del destino, Ganondorf consiguió liberarse gracias a la Trifuerza del Poder en su posesión. Asustados, los sabios decidieron enviar al malvado al crepúsculo.

Artwork Link Lobo Midna TPHD.png
De este modo, en un nuevo viaje, Link visita la región de las nieves, el pasado e incluso el cielo, logrando recuperar cada uno de los fragmentos del espejo repartidos en dichos lugares. Por fin listos, de nuevo en el Patíbulo del Desierto, el Espejo del Crepúsculo queda reparado y con su ayuda acceden al reino del Crepúsculo. En el Palacio del Crepúsculo, Link se enfrenta a Zant, el cual es derrotado estrepitosamente. Antes de morir, Zant cuenta como pactó con Ganondorf, el verdadero artífice de todo, al que describe como un Dios. Finalmente, el usurpador es asesinado por Midna, quien usa la Sombra Fundida para ello. Ahora, el último paso para recuperar la paz queda en el escenario del Castillo de Hyrule. En la parte más alta del castillo, el dúo encara al Rey del Mal. Como gesto de provocación, Ganondorf posee el cuerpo indefenso de la princesa Zelda y ataca al héroe. Sin embargo, es incapaz de vencer a Link y, con la ayuda de Midna, expulsan a Ganondorf del cuerpo de la princesa. El rey Gerudo toma el segundo asalto, transformándose en la bestia conocida como Ganon, pero vuelve a ser derrotado. En este punto, Midna ayuda a que Zelda se recupere, devolviéndole la energía que había recibido de ella con anterioridad. No obstante, mala hierba nunca muere, Ganondorf vuelve a atacar y en esta ocasión, Midna se sacrifica para derrotarle. Link y Zelda son transportados a la pradera de Hyrule, desde donde presencian una tremenda explosión en el castillo. De los escombros de dicha explosión, aparece Ganondorf a lomos de su caballo negro, mostrando la Sombra Fundida como prueba de la derrota de Midna. Así desafía a Link a un tercer asalto, esta vez, una lucha a caballo. Con la ayuda de las flechas de luz de Zelda, vuelve a ser derrotado. En un último duelo a espada, Link logra derrotar a Ganondorf, clavando la Espada Maestra en su pecho. El malvado muere de pie, avisando de que su lucha no ha llegado ni mucho menos a su fin.

Gracias a la intervención y poder de los Espíritus de la Luz, Midna revive, y no solo eso, también recupera su verdadera forma. La historia finaliza con una despedida en el Patíbulo del Desierto. Link y Zelda se despiden de Midna. La verdadera gobernante del pueblo de las sombras a de volver a su tierra. En su despedida, corta sus palabras hacia Link y antes de desvanecerse en las sombras, destruye el Espejo del Crepúsculo, único punto de unión entre la luz y las sombras, evitando que estas vuelvan a mezclarse algún día.

The Legend of Zelda: Four Swords Adventures

Link (FSA).png
En Four Swords Adventures, por orden cronológico, nos topamos con el sexto Link en lo referente a la Línea Temporal de Link niño. Si tenemos en cuenta las fechas de lanzamiento, es el décimo Link.

Nuestro joven protagonista es amigo de la infancia de la princesa Zelda. Ella, preocupada de que el sello que mantiene a Vaati en la Espada Cuádruple pueda estar debilitándose, junto al resto de las Siete Doncellas y el propio Link, se dirigen al Santuario de la Espada Cuádruple para investigar. Aunque no hay ningún problema con el sello sobre el brujo, de repente, aparece Link oscuro, quien rapta a Zelda y al resto de doncellas. Como consecuencia, y a pesar de que liberará a Vaati, Link extrae la Espada Cuádruple de su pedestal, dividiéndose en cuatro y obteniendo la fuerza necesaria para rescatar a Zelda y a las doncellas.

Así emprende una aventura por la que debe recorrer Hyrule, salvando a cada una de las doncellas y a su vez, conseguir las cuatro Joyas Reales. Al adquirir dichos objetos, también logrará poder acceder al Palacio de los Vientos, donde se encuentra Vaati. En el camino hacia el palacio, Link enfrenta y vence a Link oscuro. Una vez en el Palacio de los Vientos, mantiene un nuevo duelo contra Vaati, donde finalmente, Link acaba para siempre con Vaati.

Cuando todo parece haber terminado, Zelda siente un poder mayor al de Vaati. Este poder era de Ganon, quien había estado detrás de las acciones de Link oscuro y Vaati, con la intención de sembrar el caos en Hyrule. El rey de las Gerudo, Ganondorf, se había transformado en Ganon al robar el Tridente del Poder. Link y Zelda unen sus fuerzas para hacerle frente, en una nueva larga batalla. Ganon finalmente es derrotado y sellado en la Espada Cuádruple, devolviendo la paz a Hyrule. La espada es devuelta a su santuario y una vez sellada allí, Link vuelve a ser uno.

Línea Temporal de Link adulto

The Legend of Zelda: The Wind Waker

The Wind Waker Scene.png
The Wind Waker nos trae la novena aventura de Link, mientras que desde el punto de vista cronológico, se trata del quinto Link, rigiéndonos por la Línea Temporal de Link adulto.

Nuestro joven protagonista reside en una pacífica isla llamada Isla Initia, situada en la parte sur del Gran Mar. Al inicio del juego, Link celebra su cumpleaños, y como es costumbre en su isla se le viste con ropajes verdes en honor al legendario Héroe del Tiempo. En un día que debería haber transcurrido tranquilo, la calma se ve perturbada cuando Kranos, una gran ave, sobrevuela la isla, perseguido por un barco pirata. El gigantesco pájaro a apresado a una chica, perteneciente a la tripulación del navío mencionado. Al encajar un proyectil del barco, el ave deja caer a la chica sobre la isla. Link no lo duda y va en su ayuda, pero al involucrarse, Kranos vuelve a la carga y secuestra a Abril, la hermana de Link, a quien había confundido con Tetra, si verdadera víctima.

Tetra resulta ser la capitana del barco pirata, por lo que Link decide viajar con ella a la Isla del Diablo para rescatar a su hermana. Con ciertas dificultades, logra llegar a la isla, superar los distintos obstáculos y dar con Abril. Cuando parece que todo ha acabado, Kranos aparece para deshacerse de Link y, tras obedecer las órdenes de su misterioso dueño, lanzarle al mar. Link es rescatado por Mascarón Rojo, un barco parlante que le ayudará en su aventura. Mascarón Rojo descubre la identidad del dueño de Kranos: Ganondorf. Link tendrá que vencerle si quiere recuperar a su hermana. En los primeros pasos de su aventura, siguiendo las indicaciones de Mascarón Rojo, Link obtiene los tres orbes de Din, Farore y Nayru. Primero se dirige a la Isla del Dragón, donde el pueblo Orni le otorga el orbe de Din al ayudarles a superar su problema relacionado con la deidad Valú. Antes de abandonar la isla, Link recibe la Batuta de los Vientos, con la cuál puede controlar el viento y así poder navegar cómodamente a lo largo de la aventura. En segundo lugar se dirige a la Isla del Bosque, donde recibe el orbe de Farore del Gran Árbol Deku, tras rescatar a Makore. Por último adquiere el orbe de Nayru de la deidad Yabú, la cuál se oculta de Ganondorf en Isla Initia.

Con los tres orbes en su poder, Link accede a la Torre de los Dioses, donde es puesto a prueba y tras superar los desafíos de la torre, es reconocido como Héroe del Viento. Acto seguido, Link llega hasta el sumergido reino de Hyrule, el cuál fue sepultado bajo el Gran Mar y cubierto por una gran burbuja de aire, debido a los eventos del Gran Diluvio. Link entra en el Castillo de Hyrule y localiza una cámara secreta donde se encuentra la Espada Maestra. Como nuevo héroe, reclama la Espada Maestra, pues es el arma capaz de repeler el mal y que le ayudará a vencer a Ganondorf. Sin ser consciente de ello, al sacar la espada de su pedestal, también rompe el sello que mantenía congelado en el tiempo al ejército de Ganondorf.

Artwork Vitrina TWW 8.jpg
Link viaja a la Isla del Diablo nuevamente, donde con ayuda de Tetra y sus piratas, rescata a Abril. Con su hermana a salvo, se enfrenta Kranos en solitario y consigue vencerle. A continuación, se presenta ante Ganondorf con la intención de derrotarlo pero, desgraciadamente, la Espada Maestra ha perdido su verdadero poder, por lo que Ganondorf vence a Link sin problemas. Cuando el héroe parece perdido, Tetra acude en su rescate, aunque resulta un tanto desastroso, pues Ganondorf vence a Tetra sin esforzarse. Sorprendentemente, la Trifuerza en la mano del Rey del Mal resuena y entre risas exclama haber encontrado a Zelda. En un nuevo giro de los acontecimientos, gracias a la intervención de los Ornis y Valú, Link y Tetra escapan. Una vez ambos quedan en la custodia de Mascarón Rojo, este los conduce al Hyrule sumergido. Allí, el barco parlante revela su identidad como Daphnes Nohansen Hyrule, antiguo rey de Hyrule. Para más sorpresas, también revela la verdadera identidad de Tetra: la princesa Zelda. El rey explica el destino de ambos jóvenes e indica a Link que ha de encontrar a los descendientes de los sacerdotes que rezaban a la Espada Maestra para que esta recupere su poder de repeler el mal. Mientras lo consigue, Zelda le esperará escondida en la cámara secreta del castillo.

Con un nuevo viaje, Link encuentra a ambos descendientes y los conduce a sus respectivos templos. De esta forma logra devolver el poder a la Espada Maestra. Pero esto no es suficiente para enfrentar a Ganondorf. Mascarón Rojo advierte al héroe que también debe de reunir los ocho pedazos de la Trifuerza del Valor, esparcidos por el Gran Mar. Link hace lo propio y obtiene la Trifuerza del Valor. Por fin preparado vuelve al Castillo de Hyrule, solo para encontrar que Ganondorf ha secuestrado a Zelda. Sin tiempo que perder, se dirige a la Torre de Ganon, donde sucede la batalla final. En un primer asalto, inesperadamente, Ganondorf noquea a Link y logra arrebatarle su fragmento de la Trifuerza. Con el de Link, el de Zelda y el suyo, Ganondorf reúne los tres fragmentos de la Trifuerza, el poder omnipotente capaz de conceder cualquier deseo. El anhelo del Rey del Mal es el resurgir de Hyrule pero, antes de que pueda pedir tal deseo, Daphnes Nohansen Hyrule aparece en escena y pide a la Trifuerza que las olas envuelvan y destruyan al reino de Hyrule para siempre, así como un futuro para Link y Zelda. Ganondorf, lleno de ira, decide acabar con la vida de Link y Zelda. Ya recuperado, el Héroe de los Vientos libra una última batalla contra Ganondorf, y con la ayuda de Zelda, resulta victorioso, clavando la Espada Maestra en la frente del Gerudo. De esta forma, Hyrule, junto a Ganondorf, el antiguo rey, la Espada Maestra y la Trifuerza; desaparece. El legado de tal tragedia recae en los hombros de Link y Zelda, quienes vuelven a la superficie embarcándose en un largo viaje en busca de un nuevo hogar.

The Legend of Zelda: Phantom Hourglass

Link (Phamtom Hourglass).png
En esta ocasión del décimo tercer juego de la saga, con el Link número trece. Los acontecimientos de Phantom Hourglass tienen lugar poco tiempo después de los de The Wind Waker, por lo que se trata del mismo Link cronológicamente.

Al comienzo de la aventura, Tetra, su tripulación y Link van en busca del barco fantasma, un misterioso navío del que se dice que tiene grandes tesoros. Cuando lo encuentran, Tetra salta a bordo, pero es secuestrada. Link intenta salvarla, pero no llega a tiempo y cae al mar. A la deriva, naufraga en la Isla Mercay, donde al despertar conoce a una hada llamada Ciela. Esta le sugiere que vaya a ver a Siwan, un anciano de la zona. Siguiendo las instrucciones de Siwan, Link se pone en camino para encontrar a Tetra. Link conoce a Linebeck, el cuál les ayudará a atravesar el mar con su barco. También descubre que para encontrar el barco fantasma necesita dar con los Espíritus del Valor, Sabiduría y Poder, usando mapas y pistas secretas ocultas en el Templo del Rey del Mar. Sin embargo, el templo cuenta con una maldición que drena la energía vital de aquellos que se aventuran en él. Para defenderse de la maldición, Link usará el Reloj Espectral, lleno de arena vital, previniendo que su fuerza vital sea drenada.

En un viaje a lo largo y ancho del Mundo del Rey del Mar, Link encuentra a los tres espíritus. Es entonces cuando Siwan revela que él es el Rey del Mar, y que las formas actuales que han tomado Ciela y él son una forma de esconderse y protegerse de Bellum, un ser capaz de drenar la fuerza vital. Bellum es la causa de la aparición del barco fantasma, con el cual roba la fuerza vital de los que se aventuran en él. Link rescata a Tetra del barco fantasma, pero la encuentra petrificada a causa de que su fuerza ha sido absorbida por Bellum. Siwan deduce que la causa por la que Bellum se haya interesado en Tetra es la enorme cantidad de fuerza vital que posee (la Fuerza Dorada).

Si quiere detener a Bellum y devolver a Tetra a su estado normal, Link debe de forjar la Espada Espectral usando los tres Metales Puros que poseen las diferentes razas en las islas del mar, como los Goron o los Niveositas. Una vez supera los distintos obstáculos y logra forjar la Espada Espectral con la ayuda del herrero Zauz, Link acude al Templo del Rey del Mal para batirse en duelo con el parásito conocido como Bellum. De su encuentro sale victorioso, pero el monstruo se rehúsa a perder y posee a Linebeck. En un último duelo, Link logra destruir a Bellum sin dañar a Linebeck y regresa a Tetra a la normalidad. La fuerza vital del Reloj Espectral se esparce por el océano y Siwan recupera su verdadera forma de ballena. Link y Tetra despiertan en el barco fantasma, donde se reencuentran con los piratas, los cuales no creen que hayan pasado por algún apuro, pues a sus ojos simplemente estaban inconscientes, incluso afirman que tuvieron un sueño. Sin embargo, Link aún posee el reloj vacío y ve el barco de Linebeck en el horizonte, sabiendo que su aventura fue real.

The Legend of Zelda: Spirit Tracks

Link en ST3.png
Spirit Tracks trajo al mercado al décimo cuarto Link. Este nuevo héroe es el sexto cronológicamente hablando, dentro de la Línea de Link adulto.

Link es un joven que vive en Aldea Nostra, en la nueva tierra de Hyrule. Comparte vivienda con Nico, el único pirata que queda con vida de los piratas de Tetra. La vocación de Link es la de convertirse en el maquinista real. La princesa Zelda invita a Link al castillo para conocerlo y nombrarlo oficialmente como maquinista. Conducido por su maestro, Big Boy, Link se cita con la princesa. Además de su nombramiento, Zelda le pide que se encuentre con ella en secreto. Es entonces cuando la gobernante le explica al joven que las vías que existen a lo largo de Hyrule están desapareciendo. Sospecha de que el ministro del reino está detrás de este extraño suceso. Zelda le pide a Link que la lleve a la Torre de los Dioses, para investigar. En mitad del viaje, las vías desaparecen sin previo aviso, descarrilando al tren. Acto seguido son asaltados por el ministro, que se presenta como Makivelo, y su ayudante, Táligo. Estos despojan a Zelda de su cuerpo y la condenan a ser un espíritu que solo Link puede ver. Link y Zelda encuentran una forma de llegar a la Torre de los Dioses. Allí conocen a Radiel, uno de los Trenebundos enviados por los Espíritus del Bien. Esta les explica que las vías están desapareciendo por culpa de Mallard, un demonio que fue sellado en la antigüedad durante los hechos de la Guerra del Espíritu. Esta desaparición se debe a que está tratando de romper el sello que le mantiene cautivo.

Para restaurar las vías y la Torre de los Dioses, Link y Zelda deberán embarcarse en una aventura por las cuatro regiones de Hyrule. Para acceder a los distintos puntos del mapa, necesitan las litografías de la torre. Para facilitar su aventura, Radiel cede a Link el Tren de los Dioses, con el que podrán desplazarse por Hyrule. Una vez vencen la maldad de uno de los templos, una parte de la Torre de los Dioses queda restaurada, ganando acceso a una nueva litografía. Además, gracias a que Zelda es un espíritu, puede ocupar los cuerpos de los espectros y ayudar a Link. Con el tiempo, Link restaura la vías de Hyrule y consigue acceder a lo más alto de la Torre de los Dioses. Sin embargo, se encuentra con que Mallard ha resucitado ocupando el cuerpo de Zelda. El cuerpo de la princesa, contenedor de la Fuerza Dorada, era el recipiente perfecto para el alma de Mallard. Sin poder detenerles, Mallard y Makivelo escapan en el Tren Diabólico a otra dimensión.

Sin más remedio, Link busca y obtiene el Arco de Luz, necesario para dañar a Mallard. Además, Radiel se encarga de proporcionarle la Espada Trenebunda, el arma sagrada de los dioses. Como último preparativo, Link explora la última parte de la Torre de los Dioses pendiente, donde encuentra la Brújula de Luz. Gracias a ella, Link y Zelda pueden acceder a la entrada de la dimensión oscura donde se esconde Mallard. Dentro de ella, sobre el Tren Diabólico, Link inicia una lucha contra Mallard. El tren acaba saliendo de la dimensión oscura y gracias al arco sagrado, se consigue separar el espíritu del malvado demonio del cuerpo de Zelda. Desesperada, la princesa trata de recuperar su cuerpo, pero por alguna razón no lo logra. Táligo, que se había cambiado de bando, le dice que debe concentrarse y usar su energía sagrada para poder volver a su cuerpo. Siguiendo los consejos, Zelda interactúa con Tetra en su mente y recupera su cuerpo. Lejos de darse por vencido, Mallard usa su magia para matar a Táligo y toma el cuerpo de Makivelo, transformándose en una bestia. Zelda decide invocar la Fuerza Dorada mientras Link la cubre, con ello derrotarán al demonio. De esta colaboración nace el golpe final de la batalla, clavando la Espada Trenebunda en la frente de Mallard, venciéndole y restaurando la paz en Hyrule.

Apariciones no canónicas

Artículo principal: Link/Apariciones no canónicas

Debido a la gran cantidad de apariciones con las que cuenta Link en medios no canónicos, hemos separado el contenido en un anexo a este mismo artículo. Sigue el enlace para leer sobre las múltiples apariciones en medios como series animadas u otros juegos que no están presentes en la cronología de la saga de Zelda.

Curiosidades

  • Miyamoto ha asegurado que la túnica verde Link está inspirada en Peter Pan, personaje de Disney.
  • A pesar de que Link se caracteriza por no hablar, en The Wind Waker, durante la mazmorra la Torre de los Dioses, al interactuar con los sirvientes, se le puede escuchar gritar: "Come on!" (¡Vamos!).
  • Durante The Adventure of Link, Link cuenta con diálogos de texto, los únicos de toda la saga. El primero: "I have found a mirror under the table" (encontré un espejo bajo la mesa); mientras que un segundo: "Looks like I can get in the fireplace" (parece que puedo entrar en la chimenea).
  • En A Link to the Past, debido a la limitada paleta de colores de SNES, el pelo de Link es de color rosa.
  • Al usar las botas de hierro en la piscina del laboratorio del Lago Hylia, en Ocarina of Time, al observar el gráfico de medición, Link se encuentra a 1,7 m., mostrando su altura en el juego como adulto.
  • Las primeras imágenes de Majora's Mask mostraron a Link usando una máscara de su cara adulta. Esto llevó a muchos fans a creer que se planteó originalmente una versión adulta de Link para juego. Sin embargo, la máscara no está presente en la versión final y probablemente fue reemplazada por la Máscara de la Fiera Deidad. Hyrule Historia apoya este hecho, pues muestra bocetos previos de la Fiera Deidad, aclarando que se basaron en la forma adulta de Link en Ocarina of Time.
  • El encuentro de Link con el Espíritu del Héroe en Twilight Princess, marca la única vez en la saga en la que dos Link canónicos coinciden, aunque pertenecen a distintas épocas.

Galería

Este artículo tiene una colección de imágenes para representar aún más su contenido. Como son un gran número de imágenes, se han agrupado en una galería.

Ver galería Ver galería

Plantilla:NavTLoZPlantilla:NavTAoL Plantilla:NavALttP Plantilla:NavLAPlantilla:NavOoT Plantilla:NavMM Plantilla:NavOoA Plantilla:NavOoS Plantilla:NavFS Plantilla:NavTWW Plantilla:NavFSA Plantilla:NavTMC Plantilla:NavTP Plantilla:NavPH Plantilla:NavST Plantilla:NavSS Plantilla:NavALBW Plantilla:NavTFH